lunes, 29 de febrero de 2016

Los residuos tóxicos y peligrosos

Publicado por Magda Ferrer



Un residuo tóxico y peligroso es cualquier material sólido, líquido o gaseoso que contenga elementos que, dada su composición o capacidad de reacción o combinación con otras sustancias, es potencialmente peligroso para la salud o el medio ambiente. Ejemplos de este tipo de residuos son los cianuros, compuestos farmacéuticos, metales pesados, éteres, disolventes, tintes, lacas, biocidas

Se consideran peligrosos los que presenten al menos una de las siguientes características:



El control de los desechos tóxicos es un reto para los organismos ambientales, los mismos que tratan de crear conciencia sobre las consecuencias para los humanos que traen el mal almacenamiento o manipulación de los mismos.

La humanidad genera volúmenes inmensos y crecientes de residuos de todo tipo, cuya gestión se está transformando en uno de los mayores problemas que tiene planteada la sociedad moderna.


Listado de algunos desechos peligrosos
-Líquido para frenos y baterías de vehículos
-Pilas
-Productos de belleza
-Pegantes
-Medicamentos caducados
-Pinturas
-Aerosoles
-Herbicidas, fertilizantes
-Insecticidas
-Residuos  de litografías como tintas
-Desechos de carpinterías y plantas de tratamiento de madera.
-Aceites para automóviles




Un tipo muy especial son los residuos radiactivos. Se producen en menor cantidad, pero las radiaciones que emiten tienen efectos muy negativos sobre los seres vivos y además permanecen activos durante miles de años. Tienen su origen en la utilización de energía nuclear,  energía eléctrica o para otros fines, como la medicina.



PROBLEMAS CON MATERIALES TÓXICOS


Un accidente o emergencia química es una situación de peligro que resulta de la liberación de una o varias sustancias que son riesgosas para la salud de las personas y/o del medioambiente. Se trata de incendios, explosiones, liberación de sustancias tóxicas/venenosas, fugas de gas, etc. que pueden provocar lesiones de distinta gravedad, enfermedad, invalidez o muerte. Los daños pueden ser tanto a corto como a largo plazo.
En general estos accidentes pueden ser de origen natural (a causa de terremotos, maremotos, huracanes y erupciones de volcanes) o tecnológico. Los accidentes químicos tecnológicos pueden prevenirse, ya que son provocados por intervención, descuido y/o negligencia del ser humano. Las plantas químicas y otras instalaciones de almacenamiento deben inspeccionarse para su seguridad y cuando sea necesario efectuar reparaciones inmediatamente.

Tipos de acontecimientos más frecuentes:

Incendio/explosión en una instalación donde se manipulan o se producen sustancias potencialmente tóxicas; accidentes en almacenes que contienen grandes cantidades de varios productos químicos; accidentes durante el transporte de químicos; mal uso de productos que resulten en la contaminación de alimentos, del agua, del ambiente, etc.; manejo inadecuado de desechos (manipulación no controlada de productos tóxicos, falla en los sistemas de disposición de desechos o accidentes en plantas de tratamiento de aguas residuales); accidentes secundarios a un desastre natural (por ejemplo, rotura de tanques contenedores de sustancias químicas por efecto de un terremoto o aluvión).



2 comentarios:

  1. Información muy interesante ! verla así recopilada y en conjunto es extremadamente útil. Muchas gracias

    ResponderEliminar