lunes, 30 de enero de 2017

PCOL Y EVOLUCIÓN

Publicado por Álvaro Monreal


canalización de juliano - REUNIÓN DE CIUDADES PLANETARIAS DE LUZ

Canalizado por David K. ​​Miller, el 15 de enero de 2017 - Todos los derechos reservados.

Traducido por Álvaro Monreal



Saludos. Soy Juliano. Somos los Arcturianos.

Así que estamos discutiendo la evolución de la especie humana. En esta discusión hemos hablado de la conciencia expandida como la representación del siguiente estado o la siguiente etapa de la evolución humana.

Hoy quiero centrarme en cómo esta próxima etapa de la evolución se manifiesta en la Tierra. Una de las preguntas frecuentes que me hacen es: "¿Cómo haces descender la energía y la luz de la quinta dimensión al planeta? ¿Cómo se manifiesta la energía de la quinta dimensión en la Tierra? " Porque cuando se mira la espiritualidad y la luz espiritual se puede decir que es muy hermosa y agradable, que estamos conectados con la energía; pero ¿cómo esta conexión crea una diferencia? En parte, la respuesta está en lo que vosotros podéis hacer en el Proyecto de Ciudades Planetarias de Luz. La respuesta está en esto.

Por supuesto, tiene que ser un cambio que se manifieste en el modo de operar del mundo. Tiene que haber un cambio y en gran parte, este cambio se basa en los principios de la creación de espacios sagrados y energía sagrada. A lo largo de la historia de este planeta ha habido varios intentos de crear espacios sagrados. Y estos intentos realmente son bastante exitosos. Estoy pensando en particular en las pirámides, en los lugares arqueológicos sagrados de América del Norte, América Central y América del Sur. Algunos de estos son bien conocidos como las pirámides de los mayas, Machu Picchu en América del Sur, Stonehenge en Inglaterra y por supuesto, los lugares sagrados de Jerusalén. Pero hay otros por todo el planeta que tal vez no sean tan conocidos, que han sido fundados y protegidos a través de varios pueblos nativos.

Sentimos que debe haber una expansión de la energía sagrada. Debe haber una expansión de los Espacios Sagrados en todo el planeta. Necesitamos más sitios sagrados, no menos. Necesitamos más energía protegida. Necesitamos más reservas protegidas. Para ello, estamos trabajando con vosotros en este proyecto conocido como el Proyecto de Ciudades Planetarias de la Luz y el Proyecto de las Reservas Oceánicas Planetarias de Luz. ¿Por qué necesitamos más áreas protegidas? ¿Por qué necesitamos más Ciudades de Luz?

Parte de ello tiene que ver con el bloqueo de energías como resultado de la contaminación y la polución a través de la tecnología de las civilizaciones occidentales. Esto es en parte debido a un supuesto "progreso" económico. Este "progreso" tecnológico ha conducido a bloqueos de las energías meridianas y a áreas densas. Incluso hoy, está claro que la contaminación en ciudades como Pekín es tan dramática que puede alcanzar más de 1000 millas de largo o 1000 millas de diámetro. Este aire contaminado está viajando por todo el mundo. Está yendo a lugares que no tienen nada que ver con esta tecnología. Se va a las islas. Va a los bosques. Va a las ciudades que pueden estar comprometidas con la pureza del medio ambiente; pero los efectos de otras civilizaciones y países contaminantes viajan por todas partes.

Por lo tanto, la creación de más espacios sagrados es una manera de contrarrestar los efectos negativos de la contaminación, tanto en el aire como en el agua y también en el suelo. Ahora, en la creación de espacios sagrados, nuestro trabajo es ligeramente diferente de lo que se ha hecho en el pasado. Porque nuestra creación de espacios sagrados a través de las Reservas Oceánicas Planetarias de Luz y Ciudades Planetarias de Luz, está enfocada en la energía de quinta dimensión. Nos estamos centrando en conectar cada espacio sagrado con la quinta dimensión. No lo estamos conectando a ninguna religión específica. No lo estamos conectando con ningún Maestro Ascendido específico. Así que estamos diciendo que esta Ciudad de Luz sagrada o esta Reserva Oceánica de Luz sagrada está conectada a una energía especial de quinta dimensión. Y una de las características de esta conexión es poder trabajar con la luz cuántica sanadora, que también es llama "Luz Omega".

Es por eso que las Ciudades Planetarias de Luz son tan valiosas y pueden ser tan poderosas, porque la luz cuántica tiene propiedades especiales. Sabemos que el trabajo en la sanación cuántica, implica la trascendencia de la causa y el efecto; la trascendencia de los procesos de pensamiento normales de la Tierra. Los procesos de pensamiento normales se basan en causa y efecto. Se basa en la lógica. Se basa en la observación científica. Se basa en los principios científicos que se han establecido en la física moderna. Hay reglas y leyes que gobiernan el modo de operar del mundo físico. Ahora, desafortunadamente, cuando miramos las reglas y las leyes que son la base de la tercera dimensión, concluimos en que algunas de estas contaminaciones, polución y pérdida de la biosfera no pueden ser reemplazadas y no pueden ser purificadas. Esta es una manera de decir que esta situación parece muy peligrosa. Todo se ve muy sombrío.

¿Cómo vais a eliminar la radiación del suelo, por ejemplo, que ha estado contaminando la Tierra? ¿Cómo vais a eliminar la radiación de los océanos? Esta radiación continúa siendo extendida por los océanos, especialmente desde Fukushima. Sí, es cierto que el área de Chernóbil tiene un nuevo sarcófago, una nueva cubierta de hormigón sobre él, lo cual es bueno y que está finalmente protegiendo la atmósfera de las emisiones de grandes cantidades de radiación. Pero, ¿qué pasa con la radiación que ya se ha liberado de Chernóbil? ¿Dónde ha ido? Parte de ella ha terminado en la Tierra y parte ha entrado en las vías de agua. ¿Qué pasa con la radiación que proviene de los desechos nucleares de Rusia que han descargado grandes cantidades de submarinos, u otros desechos militares en los océanos del norte? ¿Cómo se filtra esto?

¿Qué pasa con la desforestación que está continuando? Sabemos que los bosques son como los pulmones de la Tierra y que los bosques están siendo destruidos a un ritmo muy rápido. ¿Cómo vamos a compensarlo? ¿Quién y qué va a proporcionar el oxígeno necesario, el oxígeno puro? Podríais pensar que estamos en un momento en el planeta en el que necesitamos más bosques porque hay más pruebas de la contaminación tal como lo que he descrito de Pekín. Incluso hoy en Pekín, la gente no puede salir a la calle porque el aire es muy tóxico. Así que para contrarrestar esto, se necesitarían más bosques, no menos. Pero en realidad estamos en una posición donde hay más pérdida de bosques. La desforestación continúa.

Por lo tanto, la incorporación de las Ciudades Sagradas ayuda a conectar esas ciudades con la luz cuántica sanadora. Esta luz cuántica sanadora es capaz de trascender la lógica y la negatividad de este daño tan consistente, esta contaminación tan consistente que parece irreversible. Pero os estoy diciendo que no es irreversible, que este planeta pueda recuperarse. Este planeta puede volver a equilibrarse. La conexión con la quinta dimensión significa que, en términos simples, los milagros pueden ocurrir. Podéis seguir sosteniendo una luz pura y sagrada y una energía pura y sagrada que contiene este proceso cuántico, esta sanación cuántica. Soy consciente de las polarizaciones. Soy consciente de que hay una gran cantidad de conflictos y controversia en todo el planeta

Esto lo habéis experimentado incluso en vuestro proyecto. Vosotros veis que es difícil tener a la gente de acuerdo sobre cómo proceder en la sanación, en el trabajo conjunto. Pero la sanación cuántica, la Luz Omega ayuda a la zona a trascender, ayuda a las personas que están en el área a sentirse más unidas en su trabajo. Parte de la idea de la luz cuántica sanadora en una Ciudad Planetaria de Luz se centra en la gente, se centra de una forma en que la gente quiere trabajar unida, la gente quiere llegar a la unidad. Vosotros sabéis que cuando creáis un espacio sagrado, todavía se necesitan formas y técnicas para trabajar juntos de manera exitosa. Trabajar juntos con éxito a menudo significa rebajar el ego. Con frecuencia significa disminuir la necesidad de control, la necesidad de poder, y aceptar a las personas como hermanos y hermanas y encontrar formas de unirse.

Los Nativos Americanos en los Estados Unidos a menudo dicen: "Todos somos hermanos y hermanas”, “Todos somos familia ". Eso significa que estamos en un círculo. Estar en un círculo significa que queremos trascender nuestras diferencias individuales y unirnos en una luz superior, en un propósito superior. Pero todavía hay muchas personas que no quieren reunirse en un círculo. No quieren trabajar juntos. Pero cuando lleguen a una Ciudad de Luz con esta energía de quinta dimensión, serán capaces de sentir esta Luz Omega, esta luz cuántica sanadora de vuestra Ciudad de Luz. Y cambiarán. Esto afectará su pensamiento. Esto afectará a sus egos.

Así que, por favor, tomad conciencia del valor de vuestra Ciudad de Luz y sabed que está funcionando a muchos niveles diferentes. Es decir, el efecto de las Ciudades de Luz está en el nivel físico, está en el nivel ambiental, pero también en el nivel de cómo la gente piensa y cómo la gente actúa entre unos y otros. Estoy sugiriendo que las personas en las Ciudades de Luz serán más fraternales, más hermanas, tendrán menos ego y estarán dispuestas a trabajar juntas. Así que esta es una gran energía que podéis sostener, que podéis descargar.

Con ese sentimiento de unidad, fraternidad y hermandad en la Ciudad de Luz, también pueden ocurrir milagros. Milagros cuánticos sanadores en el ambiente de la ciudad. Purificaciones milagrosas de la contaminación. Milagros en la filtración de radiación que parece ser muy dañina. Y lo más importante, sostener la energía de la quinta dimensión en ese lugar para que se convierta en una nueva energía de sanación en todos los niveles y que se cree una mayor receptividad a la luz de la quinta dimensión.

Así que vosotros sois parte de la evolución de la humanidad porque estáis trabajando para manifestar, de una manera muy concreta, la energía sagrada en espacios sagrados.


Soy Juliano. Buen día.


David K. Miller


No hay comentarios:

Publicar un comentario